Los dulces de las "Mujeres Nuevas"

Pocas veces, incluso acaso nunca, ha habido en nuestra tienda Kitzin producto más buscado, deseado, encargado y esperado que la dulcería elaborada por las Hermanas Clarisas en su convento de Salvatierra- Agurain, situado en la calle Carnicería, a unos pasos de la plaza de Santa Clara, conocida, naturalmente y con mucho afecto por las gentes del lugar como la plaza de las monjas. De San Pedro lleva el nombre el convento y tiene su origen en un beaterio fundado en 1446 por Juana García Ibáñez de Baquedano.

Nunca. Nada. Más. Deseado. Que. La repostería de las herederas de la fe de Clara de Asís, la noble dama italiana, compañera de San Francisco en el amor a todo lo que vive en la tierra y a Quien en las alturas lo creó. La primera mujer que escribiese una regla de vida religiosa para otras mujeres. Esas normas eran simples pero excelsas: oración, trabajo, pobreza y alegría. No admitirían donaciones. Serían beatas y monjas pobres y trabajadoras. Por los siglos de los siglos.

Jamás. Nada. Más. Esperado en nuestra tienda de Narrika con Juan de Bilbao/Ikatza. Se han tenido que hacer varios, muchos, consecutivos pedidos y se ha debido esperar, (im)pacientemente pero con la ilusión de la Navidad, a que llegasen esos polvorones magníficos, hechos con Harina de la buena y Almendra de la mejor. Dicen que medir se pueden a los mejores de Toledo y Antequera y no falta quien afirma que ni siquiera los de Tafalla ni los que llevan, con orgullo máximo, el nombre del primer rey que los cató, aquel que mandó a la Grande y Felicísima Armada a combatir contra Isabel de Inglaterra, superarles pueden.

Nunca. Jamás. Tanta. Ansia de recibir y compartir. Los turrones preparados porblas Hermanas Clarisas, reconocidas con sumo respeto y admiración en la Cristiandad y en las tremendas reuniones de Gastronomía Monacal. Turrón de coco y chocolate, con un punto de leche condensada. Turrón blando extra. Turrón de chocolate y avellana. De chocolate y almendra. La suprema de guirlache, con canela y anís. El turrón de yema. Y el de yema extra, que lleva coñac del bueno.

Nunca. Antes. Tantos pedidos. Tanto deseo de probar otra de las maravillas de las Clarisas de Salvatierra que tienen un blogspot en internet veramente espectacular. En él se proclama con humilde orgullo algo que entronca siglos después en el hoy de la Humanidad y de esa su mitad que representamos las mujeres. Porque Clara de Asís fue llamada La Mujer Nueva antes, mucho antes de ser pintada por el gran Giotto. A cualquiera de las chicas que luchan hoy por la igualdad y la felicidad de todos y para todos, le gustaría ser así denominada mientras cata uno de esos gloriosos empiñonados, cuya receta suele aparecer en páginas webs tan apasionantes como la de Divina Cocina. Los empiñonados hechos por las herederas de la fe y la alegría de la santa de Asís. Cierto, son típicos de los días de Santos y Difuntos pero también pueden servir para celebrar estas últimas noches de Adviento y el Nacimiento de Cristo. Como suculentas pastas los define la web de Delicias Monásticas.

Nunca. Jamás. Tanta. Pasión. Por ser la primera, el primero en tomar una pizca del magnífico turrón de trufa de Salvatierra-Agurain (las hermanas tienen canal de YouTube…), esa maravilla elaborada con chocolate negro, con mantequilla, con coñac. ¿Nutritivo? Contiene 6,62 gramos de proteína en cada 100 gramos. No estaría mal acompañarlo del mejor café. En Kitzin todavía queda algo de Etiopía Oro…

Nunca. Jamás. Un deseo. Tan compartido. Para recibir las trufas creadas con amor y sapiencia repostera por las hermanas que en febrero celebrarán desde la espiritualidad suprema la Jornada Mundial de la Vida Consagrada.

Siempre. Habrá. Repostería Finísima. En Agurain. Pero también hay libros. Libros de cantos litúrgicos o sobre el patrimonio artístico y arquitectónico del Convento. Libros. Videos. Cantos. Delicias. Amor. Mujeres Nuevas.

Y mientras esperamos el pedido, podríamos servirnos unas gotas de ron añejo Papagayo. Ecológico, y, por supuesto, producto de comercio justo. Llega de Paraguay pero si entramos en su facebook veremos que los berlineses más exquisitos lo toman acompañado de una onza de chocolate amargo y un delicado cigarro.

Y si esperar no podemos al pedido enviado desde Salvatierra, mordisqueemos ya un poco de ese Panettoncino del que sí quedan algunas existencias en Kitzin, gentileza de la gente boloñesa de Altromercato. Como se lee en la caja: Piccolo nel formato, grande nel gusto. Ah, ¿Qué aún no hemos puesto el Belén? Tenemos en l tienda parteviejense de Donostia uno hecho con calabaza en El Salvador y otro en fieltro en Nepal…

Feliz Navidad.

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre