"Una gran, gran, gran empresa creada por esa gente a la que nadie, nadie, nadie quería". El Rincón de Begoña del Teso.

Mate verde. Regaliz. Saúco. Lavanda. Diente de león. Tomillo. Romero. Caléndula. Abedul. Ajenjo. Menta. Milenrama. Rooibos. Hinojo. Manzanilla. Espino blanco. Olivo. Verbena. Malvavisco. Orégano….  

Podríamos seguir citando otro puñado, muchos puñados, de hierbas, plantas, hojas y flores de nombres hermosísimos (Angélica, Ajedrea…). Podríamos porque hasta 60 son las que Josenea cultiva en pequeñas parcelaspero en una extraordinaria extensión de terreno en Bordablanca, Lumbier, Navarra. Sí, allá. Donde las rocas escarpadas de la Foz. Donde planean majestuosos los buitres leonados. Donde los ultraligeros del aeródromo cercano quieren imitarlos. En Bordablanca, a cuyas 13 hectáreas llegaremos por la carretera de la  sierra de Tabar; el río Irati (el que da nombre a una de las selvas más  extensas, vividas y plenas de Europa, solo comparable a la Negra de Baviera) siempre cercano. 

Boldo, centaurea menor… Así hasta 60. 60 plantas medicinales, aromáticas, digestivas, diuréticas. Amapolas para bien dormir, cola de caballo para la artrosis… 60.  Plantadas, recogidas, secadas, transformadas, distribuidas, vendidas desde, repetimos, Bordablanca, Lumbier, Navarra. Desde cualquiera de los ocho círculos que forman el Centro de Armonización Irati, un lugar creado para la meditación y el encuentro con uno mismo, la Naturaleza y las fuerzas que nos rodean y que, también emanan de nosotros. 

Un centro energetizado con la destilación tras su pertinente maceración, de bayas, ramas, granos, aguas, pelos de oveja, hojas, líquenes recogidos en la selva. Un centro  de sabiduría ancestral. Una bella construcción. En Josenea. En Bordablanca, en Lumbier. Donde también surgió Irati Organic, una línea de cosmética. 

 

JoseneaJosenea Bio. Josenea Ambiental. Josenea, la gran, gran, gran empresa navarra sin ánimo de lucro, que año tras año da beneficios sociales, económicos, ecológicosrevertibles en los seres humanos y en la tierra.  

Joseneafundada, levantada, sostenida, mejorada, transformada por esa clase de gente a la que nadie, nadie, nadie en este mundo de impetuoso capitalismo quiere. Y en la que nadie, nadie, nadie confía(ba) 

Josenea. Creada en 2002. Por Txus Cía, un maestro industrial hijo de carpinteros y ganaderos de la Ulzama,  también en Navarra. Nieto, hijo, sobrino de mujeres que sabían mucho de plantas, hierbas y tisanas. De cómo secar las castañas, las nueces y las flores en los altillos de la casa, en el sabai. Resguardadas del sol pero entre las suaves corrientes del viento que entraba por las pequeñas ventanas. 

Expulsado él mismo del mundo laboral a los cuarenta años, pensó en tantos otros excluidos tanto económica como socialmente. En esos en los que nadie piensa. Y cuando piensa, es para mal o con desprecio. Jóvenes y no tan jóvenes. Personas conflictivas y no conflictivas. Desheredados, desheredadas por la Fortuna. 

Mujeres que después de ser madres se quisieron reintegrar al mundo del trabajo y ni pudieron ni las dejaron. Hombres en paro que, sin objetivos, veían peligrar su estabilidad familiar, afectiva. Personas con problemas mentales, de esos que tantas veces surgen en el círculo vicioso de  salirse uno mismo del cotidiano porque el cotidiano te da la patada y al ver que, herido, te has salido, esquinado, te la vuelve a dar. 

Con  ayuda de unos cuantos, de unos bastantes, en un territorio también en riesgo de exclusión surgió Josenea. Dieciocho años después, sus hierbas, sus plantas, sus infusiones (mirto, lemongrass…) se venden por todas partes. Incluyendo en ese  ‘todas partes’, Barcelona, San Francisco (California), México y, naturalmente, nuestra tienda donostiarra de la esquina entre la calle Narrika y Juan de Bilbao/Ikatza. En Kitzin, faltaría más.<span class="E

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre